No somos presumidos, solo buscábamos salir juntos y más o menos decentes en una foto que no fuera un selfie y lo que consiguió Violeta superó con creces nuestras expectativas. En sus fotos se nos ve naturales, cómplices, divertidos, con risas reales porque el ambiente que ella creó nos dio confianza y comodidad. Todo el mundo dice que nos ha retratado tal cual somos, que ha captado nuestra esencia, yo creo que es verdad, pero que además salimos tan guapos que es imposible no re-enamorarnos cada vez que nos vemos. Tal vez ahora sí que nos hemos vuelto presumidos. Es su culpa.

 

  • remorada.com